miércoles, 26 de septiembre de 2018

BENDITA LA INOCENCIA...



Bendita la inocencia de los niños 
que viven y disfrutan de los sueños
yo quiero disfrutar de esa utopía
y ser un niño más en este invierno,
las flores se marchitan en otoño,
y sienten los rigores de los vientos,
la lluvia y las heladas las castigan
y acaban en alfombras por los suelos,
por eso me consuela que en la infancia
los niños son felices en su tiempo,
los ratos en que juegan a ser niños
y en otros en que estudian muy despiertos,
bendita esa inocencia que proclaman
y el halo que destilan en los versos,
los niños son el alma de la vida
que inundan a los ojos con recuerdos…

"...Seamos como niños, simplemente,
busquemos las caricias y los besos,
seguro que al final de cada día
también en su inocencia dormiremos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
09/09/18

14 comentarios:

  1. Maravilloso tu poema, Rafael. Los niños nos enseñan a veces, más que nosotros a ellos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tenemos que aprender de los niños, Julia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Bendito quien conserva todavía a su niño.

    Abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  3. Solo hay que mirarnos dentro de nosotros mismos para saber que todos llevamos un niño dentro ,y que nunca nos falte esa dosis de inocencia ..
    Una feliz noche .

    ResponderEliminar
  4. Aunque dejemos atrás la niñez... todavía tenemos el don de conservar cierta inocencia.

    Bellos versos rescatando ese tesoro, amigo Rafael.

    Mil besitos en la noche.

    ResponderEliminar
  5. nadie debería dejarse llevar por convecionalismos que le impidan disfrutar de esa faceta de la personalidad, así le llamen loco/a.
    Un placer leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Pilar.
      Un abrazo y gracia por tu visita y comentario.

      Eliminar
  6. Además son felices y viven cada instante a plenitud uufff me gustaría volver a ser como ellos precioso, un abrazo amigo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  7. Los niños nos enseñan a empezar cada día con ilusión y ganas de vivir...Nuestra mente debe tomar la luz y realizar el milagro de encender el entusiasmo y la curiosidad por todo lo que nos rodea, Rafael.
    Mi abrazo y feliz viernes, amigo.

    ResponderEliminar