sábado, 3 de noviembre de 2018

DE ESA MANERA...



De esa manera volvió la vida,
se estremecieron las palabras
y una brisa nueva me besó en la cara.

El alma sintió la ráfaga furiosa de la primavera,
que llegó gritando, dejando su caricia,
y hasta cerró los ojos de placer.

El sol salía y saludaba con fuerza,
las olas venían a la playa
desgranando una sinfonía en las resacas
que llenaban mis oídos

El corazón volvió a latir con fuerza,
y hasta el cuerpo se estremecía con pasión
al sentir el alma renovada.

Volví a vivir 
y una sonrisa, temblorosa,
se posó tímidamente en mis labios.
sin darme cuenta.

Rafael Sánchez Ortega ©
19/10/18

14 comentarios:

  1. La vida siempre vuelve, de la forma más inesperada.
    Hermoso poema.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. Qué bello final, sin darnos cuenta, la sonrisa se nos amanece en la boca, al ver nacer un nuevo día, mejor frente el mar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Lindo poema y un final inesperado , así son las cosas más bellas las que ocurren espontáneas , como fue esa sonrisa temblorosa ...Los actos de ese modo son los más auténticos.
    Un abrazo feliz sábado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Campirela.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  4. La vida siempre devuelve a tiempo o destiempo...
    Bello poema Rafael.
    Feliz noche amigo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Sentir que sonríe el alma en nuestro rostro, es vivir.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. esa brisa cálida y suave que tu rostro golpea pero que también golpea al alma, dejando en nosotros bálsamos de paz hermoso!!, un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  7. La vida empieza cada día y nos brinda nuevas oportunidades...Es un milagro sentir su latido, su luz y su fortaleza, Rafael.
    Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar