jueves, 1 de noviembre de 2018

SENTÍ TU ALIENTO...



Sentí tu aliento en aquellas letras
que me dejaste en el cuaderno.

Fueron un bálsamo, 
quizás una ventana abierta,
por donde pude dejar volar mis sueños…

Y soñé y viví, (o eso creí entonces),
hasta compartí mi vida y sentimientos contigo 
en un cruce añorado y estimulado
por tus palabras.

Pero un día, meses después,
fue tu palabra, precisamente, 
la que me hizo despertar en una nueva realidad.

Negaste tu sentimiento, negaste que me querías
y que, incluso, nunca me lo habías expresado
de esa manera

Quise mirarte a los ojos, pero no pude.
Ya no estabas a mi lado.

Rafael Sánchez Ortega ©
17/10/18

10 comentarios:

  1. Qué triste. Esas palabras tan al otro lado de las previas son demoledoras. Mejor la sinceridad siempre, pero en la adolescencia ni uno sabe lo que siente.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Entre lo triste y lo emocionante me quedo con lo segundo. Y que todo es un aprender constante...
    Un abrazo querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así debería de ser, Paty.
      Gracias y un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  3. Se siente el dolor punzante en ese ya no estabas a mi lado...

    Bello tu sentir, amigo Rafael.

    Mil besitos en la noche.

    ResponderEliminar
  4. Un poema donde los personajes no piensan de la misma manera o al menos no vivieron los sentimientos de igual modo ..no pasa nada , el que sienta lo vivido será el triunfador , porque al amor nunca ha de negarse aunque él allá pasado , algún día existió aunque solo fuera para uno de ellos dos ..
    Un abrazo amigo feliz noche ..seguimos con terror jajaj chao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Campirela, estamos en las noches del terror.
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  5. Decir y desdecir.
    Y quedó una ausencia llena de palabras.

    Abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar