miércoles, 4 de septiembre de 2019

LA NIEBLA...



La niebla señalaba
las sombras del invierno,
llegando día a día
envueltas en silencio,
y así pasó el estío
con horas que recuerdo,
mañanas de descanso
y tardes de jaleo,
la playa tan cercana,
el mar y los veleros,
y el agua con sus olas
brindándonos sus besos,
un poco más lejanos
el monte y los senderos,
las cumbres y las cimas
retando a nuestros miedos...

La niebla de las almas
venía hasta los versos,
cubierta de suspiros,
de risas y misterios,
los ratos infantiles,
latentes y tan bellos,
volvían al presente
plagados de mil sueños,
aquellos que en las noches
cubrían los cabellos,
por medio de relatos
y labios entreabiertos,
sonidos especiales
que viven y no han muerto,
pues son la quintaesencia
surgida de esos cuentos...

"...La niebla rescatada
que vuelve sin esfuerzo,
al mundo de inocencia
de niños, hoy abuelos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
28/08/19

18 comentarios:

  1. De todos los fenómenos atmosféricos el que más temo es la niebla , porque no deja ver nada y eso me asusta ..tu verso no da el caso , tus palabras nos envuelven de ternura . Un abrazo y feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tiene su encanto la niebla, Campirela.
      Un abrazo y feliz tarde.

      Eliminar
  2. Un abrazo en la tarde, sin nebulosa.

    ResponderEliminar
  3. Sí, es la misma niebla de antaño que vuelve como siempre y nos va atrapando a todos entre los humos del tiempo.
    Mucha melancolía hay en estos versos Rafael.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La niebla todo lo oculta... pero nosotros sabemos qué es lo que hay tras ella.

    Bello poema, amigo Rafael.

    Mil besitos en la noche.

    ResponderEliminar
  5. La niebla puede tener su encanto, si no se conduce... las ánimas anidan en la niebla y tu poema trae recuerdos. Abrazos Rafael.

    ResponderEliminar
  6. Me sentí mientras te leía atrapada por la niebla profundas letras precioso , un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  7. Pasaba por aquí y he encontrado tu blog... bello.
    Buena poesía.
    Besos de luz.

    ResponderEliminar
  8. Esos cuentos, qué universos de fantasía alumbraban.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. La niebla siempre desata sensaciones y nos inspira.
    Precioso poema, Rafael, lleno de puntos de vista con matices.

    Abrazo.

    ResponderEliminar