miércoles, 13 de junio de 2018

ME ABRAZA LA SOLEDAD...



Me abraza la oscuridad
y me consuela el silencio,
del cansancio de la vida
y la ausencia de los besos,
y aunque sigo en esta lucha,
malherido y persiguiendo,
no renuncio a la esperanza
de lograr un día el premio
en el brillo de tus ojos
y ese cáliz placentero
con el néctar que me invada
y que calme mis anhelos,
y es que busco entre las sombras
la caricia de los ciegos,
en el roce de la brisa
que me saque de este tedio...

No busco la soledad,
aunque muy cerca la siento,
ni el silencio me estimula
en este otoño bohemio,
y es que cruzar las palabras
para rimarlas en versos
es navegar por un bosque
sin capitán y sin ciervos,
porque la luz de la vida
tiembla al compás de los vientos
y se estremecen las almas
cuando presienten los miedos,
nunca asociemos cansancio
ni soledad al lamento
aunque derramen sus lágrimas
unos poetas sedientos...

"...Me abraza la soledad
en este largo sepelio,
dice un poeta sin nombre
en un instante frenético,
pero el silencio que dice
es ese miedo que, escénico,
sale y aflora a sus letras,
cuando susurra: "te quiero..."

Rafael Sánchez Ortega ©
11/06/18

24 comentarios:

  1. Qué precioso poema de amor. Sentirse a punto de naufragio, en noche oscura y en silencio, cuando un rostro, un recuerdo, un beso aún en los labios, nos obliga a decir Te quiero.

    Precioso, rezuma melancolía pero vida. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has definido muy bien, Albada Dos.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  2. La soledad abraza y es confortable cuando se desea su compañía.

    Un placer leerte, mi querido amigo Rafael.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, María, coincido.
      Un beso y feliz noche.

      Eliminar
  3. ¡Hermoso!
    Hay momentos en que nos sentimos solos y melancólicos y escribir es una catarsis que alivia.
    Saludos Rafael.

    ResponderEliminar
  4. Un poema intimista, de entrañas...

    Tal, vez para vencer esa soledad, haya que vencer ese miedo escénico del antepenúltimo verso... y decir ese "te quiero" en el tono necesario para que el sujeto paciente lo escuche con nitidez...

    Como siempre, hermoso poema...

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible, Impersonem... Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Si la soledad es deseada es un alivio, si es impuesta, una tortura, bonitos versos Rafael, besos al alma.

    ResponderEliminar
  6. Mira esta noche no te diré nada , pq lo has dicho tan bien que es imposible agregar nada más ..
    Un abrazo y gracias por escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De todas formas gracias, Campirela.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  7. Inspiradora soledad, de algo ha de servir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Has hecho un buen trabajo con tus letras rimadas

    Paz

    Isaac

    ResponderEliminar
  9. Hola, me gusto mucho tu post, estoy ojeando tu blog. Continua asi!!! Yo estoy comenzando en esto, pero espero algun dia llegar a crear cosas de esta calidad. Saludos Damian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras Damián y seguro que sí, que escribirás cosas mejores, ya lo verás.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Cuando llega la soledad sin buscarla y la oscuridad avanza, solo la esperanza nos sostiene.
    Muy buen poema, Rafael.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Verónica. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Cómo decirte que esta tarde tus versos han llegado muy hongo?? A veces no se quiere abrazar... pero ella... siempre ofrece sus abrazos.

    Mil besitos para tu tarde, amigo Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Auroratris, y me alegro de que estos versos llegaran tanto.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  12. Me quedo con tu primer profundo que llega que vives y me quedo con tus versos hermosos un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por elegir esos versos, Bea.
      Un abrazo.

      Eliminar