domingo, 8 de julio de 2018

A V...



En realidad podría escribir estas líneas 
para Valentín, Valerio, Ventura, Velasco, 
Vicente, Víctor, Victoriano, Virgilio 
y también a Valentina, Valeria, Vanesa, 
Vera, Verónica, Victoria, Vilma, Violeta, 
Virginia, y Viviana 
así como también a la "v"ida, 
a la "v"erdad, al "v"iento 
o a cualquier palabra y nombre propio 
que empiece con V.

Pero no lo haré 
y dejaré que la imaginación de cada uno, 
que se acerque a estas letras, 
piense lo que quiera. 
Seguro que habrá algún nombre 
que llame la atención, 
incluso otros que no aparecen en este escrito, 
y puede que hasta alguna palabra, escondida y remota, 
aparte de las tres, anteriormente señaladas. 
Como muchas veces he dicho, 
"lo que un autor escribe solo él sabe cómo nace, 
para quién y si el mensaje tiene un destino". 
A partir de ahí todo son especulaciones 
por parte del lector.

Pero vayamos por partes.

El día amaneció soleado y caluroso 
en estos días típicos del verano. 
El viento sur acaricia la tierra y la "reseca" 
de las lluvias pasadas. 
El bochorno se acrecienta a lo largo del día 
y puede que, en la tarde, aparezcan las tormentas.

Si miro adentro, al cuaderno inacabado, 
veo a las letras saltarinas en su danza diaria. 
Parece como si quisieran ser protagonistas, 
tomar este papel y salir a los versos 
y a la prosa dándole vida. 
Pero la sangre no circula, con fuerza, 
por las venas con la intensidad de otros días. 
La cabeza está en otra parte, 
quizás pensando más en el "yo" 
que en lo que ese yo debe de dar a la vida.

Afuera ladran los perros 
y se escuchan los ladridos en ese idioma 
que no conozco y que me gustaría adivinar 
para poder comunicarme con ellos. 
Sería bonito, ¿no crees? (Quizás escriba un poema)...

...Me he detenido un momento 
y parece que se escucha el sonido de la tormenta 
que, como estos días pasados, amenaza la tarde. 

Continuaría escribiendo, pero creo que no es conveniente. 
Te prometo que seguire enviándote mis letras, 
aunque tú nunca lo sepas V.

Rafael Sánchez Ortega ©
02/07/18

12 comentarios:

  1. Rafael sencillamente es tu musa secreta por lo que veo , aunque sea lindo que algún día supiera lo lindo que le has escrito ... A Veronica , Vicenta o V....

    Saludos Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu comentario, Edith.
      Un saludo en la tarde.

      Eliminar
  2. Bien vale la pena escribirle a V, sea quién sea para dejar salir eso tan profundo que se anida en el alma.
    Bonito escrito Rafael.
    Un beso enorme al alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pau.
      Un abrazo en la tarde y un beso al alma.

      Eliminar
  3. Ingeniosa tu prosa, amigo Rafael. Cuando el poeta escribe él plasma su latido, cuando el lector lee.. solo él siente.

    Me ha gustado mucho.

    Mil besitos para tu tarde y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Auroratris, es como dices.
      Un abrazo para la noche que empieza y feliz semana también para ti.

      Eliminar
  4. L musa de una tarde ante la tormenta. Un bonito poema

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Todo en ti es un poema... así no lo escribas!!!
    Un beso querido amigo, excelente semana para ti, tus misterios, tu corazón, y por supuesto, tus creaciones que admiro, con o sin nombre.
    Igual quedo un poco triste, mi sigla principal es P... snif (kkkk)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias sinceras, P... y no te pongas triste, ya sabes cómo es la poesía...
      Un abrazo y mi sonrisa, (que hiciste aflorar con tus letras), en esta tarde.

      Eliminar
  6. Y tanto que solo le importa a quien lo escribe y si hay mensaje real o no.
    Es un homenaje a la musa, sea real o no, y eso basta.
    Magnífico.

    Abrazos, Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Verónica, tal y como dices.
      Un abrazo.

      Eliminar