viernes, 9 de abril de 2021

4.516 - OIGO AL SILENCIO...



Oigo al silencio

que llega y que me abraza

como un fantasma.


Noto sus brazos

que toman a mi cuerpo

muy fuertemente.


Y tengo miedo,

lo sé, y hasta me asusto,

de este suceso.


Tiemblan mis manos

lo mismo que mi lengua

que balbucea.


Digo tu nombre

de forma tan velada

que nadie escucha.


Y aquí se queda,

la voz en la garganta,

hoy prisionera.


Y es que el silencio

me besa con sus labios

apasionados.


Hace de brisa

que llega y que profana

mi corazón.


Y son sus besos

el néctar que confunde

a mis sentidos.


Rafael Sánchez Ortega ©

20/11/20

8 comentarios:

  1. precioso y apasionado poema Rafael ¿Cómo es posible que aún no tengas muchísimas visitas? comienzo....soy la primera y seguro que habrá muchas más
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita, comentario y deseos, Carmen, pero ya sabes cómo es este mundo virtual y además, seguro que los amigos y compañeros tienen otras cosas más importantes que hacer, como nos pasa a todos con frecuencia.
      Un abrazo y feliz noche.

      Eliminar
  2. Para que luego digan que el silencio no, nos habla,a veces a gratis. Un buen poema. Buenas tardes-noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Campirela y es como bien dices lo del silencio.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  3. Que bueno oír el silencio, quizás nos diga más que algunas bocas.

    Un abrazo, feliz tarde noche.

    ResponderEliminar
  4. En el silencio, ese nombre resuena inmenso, como un todo.

    Un abrazo, Rafael

    ResponderEliminar