miércoles, 30 de septiembre de 2020

4.321 - CAMINABA...


 Caminaba pensativo

por la alameda en silencio,

sin reparar en la gente

ni en los gorriones traviesos,

y marchaba ensimismado

como el agua en la corriente

de esos ríos taciturnos

que de los montes descienden

sus pensamientos vagaban

en profunda algarabía 

sin reparar en detalles

y latidos de la vida,

¡qué mala imagen dejaba

la figura del retrato

con sus pasos y su rumbo

por la nada, caminando!...


Retozaban los relojes

recorriendo el segundero,

de esa vía en lontananza

y del tren con pasajeros,

y corría vigoroso

recogiendo en los andenes

a personas que esperaban

de la vida sus placeres,

porque quedaron anclados

en un mundo sin sonrisas

donde las horas se pasan

y se cansan las pupilas,

¡qué triste espera del hombre

en su otoño y cuesta abajo,

que mira al cielo y que pide

poder vivir muchos años!...


"...Caminando por la playa,

recordaron las estrellas

a las lágrima de un niño

que quería ser poeta..."


Rafael Sánchez Ortega ©

17/05/20

22 comentarios:

  1. Un recorrido emotivo y tierno, amigo Rafael. Precioso tu poema.

    Mil besitos en la tarde.

    ResponderEliminar
  2. Hola estimado amigo, emotivo y bonitos versos nos regalas hoy. Te deseo lo mejor en este día. Besos!

    ResponderEliminar
  3. Preciosos y emotivos versos, Rafael.
    Una delicia siempre leer tu poesía.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  4. Los caminos nos llevan a los recuerdos en ellos en sus sendas vemos como el viento ha dejado parte de nuestras vidas.
    Abrazos en la tarde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recuerdos son como las páginas de un libro, "el libro de nuestra vida".
      Un abrazo en la tarde, Campirela.

      Eliminar
  5. Hola que tal va todo es pero que bien
    Gracias por tu aportacion y visita al blog
    como siempre es un placer que pases por aca

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Emotivo poema de lo cotidiano que nos acompaña en cada rincón lugar.
    Un abrazo amigo poeta.
    Marya

    ResponderEliminar
  7. cuando vamos aumentando los años es inevitable mirar desde otra perspectiva, comenzar a prestar atención a detalles y acontecimientos que quizás antes no observábamos, y apreciar ese tiempo vivido con mucha nostalgia.. Esos relojes retozando me han encantado!!! te dejo mi deseo de una bonita tarde y el agradecimiento por tu estar siempre !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Eli Méndez.
      Un abrazo y feliz tarde.

      Eliminar
  8. Ese ensimismamiento, ya preludiaba al niño que sería poeta.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Caminaba con el peso de su vida, recordando.
    El poema tiene el peso de la existencia.

    Abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  10. Un niño que quería ser poeta...
    Si le pregunto a un niño que quiere ser de mayor y me responde eso, me enamora.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. El otoño es una hermosa estación, parlotean las hojas sus colores de arco iris, y regresan pronto a bordar de alegría a todos los poetas del mundo.
    Abrazo

    ResponderEliminar