martes, 2 de febrero de 2021

4.450 - LA ANTIGUA SENDA...



La antigua senda,

apenas transitada,

nos esperaba.


Fue una cañada

que usaron los pastores

con las ovejas.


En ella duermen

recuerdos y romances

de viejos tiempos.


Quiero enseñarte

aquello que se esconde

bajo sus piedras.


Quiero que veas

las noches y los días

de esos lugares.


Quiero que sientas

el cierzo y tramontana

de la meseta.


Quiero que bebas,

conmigo, de las fuentes

y los arroyos.


Quiero que comas

el queso y la cecina

de los zurrones.


Y,  por supuesto,

allí quiero que vivas

un bello sueño.


Rafael Sánchez Ortega ©

18/09/20


(Esta vez es el recuerdo y la nostalgia de esos paseos, nos lleva, a las sendas y "cañadas reales" que he pisado tantas veces. Me sitúo en Gredos, allí, bajo el Almanzor, y pienso en una tarde, ya noche, con las estrellas apareciendo en el cielo y la senda al lado. Era un refugio de montaña y dos personas acudiendo a refugiarse de la brisa tras unas rocas de granito y tumbados en la pradera. Laten los corazones. Corre la sangre impetuosa. Brilla el cielo y sonríen las estrellas. Hay una comunión de dos almas, hay una trasferencia en los sentidos, hay unos sueños que se paran ante la efervescencia de la vida, hay un amor que se quiere compartir y hay una sonrisa que se extiende por el cuerpo con el beso que reciben.)

14 comentarios:

  1. Preciosa senda de evocadores sentires. Y el texto final, un viaje maravilloso, de piel y alma, de hermosas imágenes.

    Un verdadero placer, querido amigo.
    Abrazo grande, y muy feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver todo eso, Ginebra.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  2. Que bonito esas cañadas que tantas historias podrían contar.
    Te voy a decir algo , qué bonito es el poema pero en esta ocasión me gustó más el texto. En él hay más que poseía. Un abrazo !!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De cada visita a Gredos podría hacer una novela, Campirela, tal es la impresión que me dejó. En realidad la "montaña" era "mi vicio" y ahora no sé si alguna vez podré volver.
      Un abrazo y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. Los recuerdos se agolpan, un maravilloso viaje en el que la nostalgia se siente en tu maravilloso relato.

    Un cálido abrazo Rafael

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito poema Rafael, si hablaran esos senderos cuantos misterios antiguos conocerías.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  5. Hermosos versos los de esta senda con floreada de nostalgia
    Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  6. Cañadas de juventud, recuerdos que siguen vivos. Precioso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Bellos versos, y una delicia el texto de tu explicación.
    Bravo!

    ResponderEliminar