miércoles, 12 de diciembre de 2018

EN UNA FUENTE TRANQUILA...



En una fuente tranquila
se bañaban las estrellas
que mandaban desde el cielo
un reflejo de violetas,
y llegaba hasta las aguas
el desnudo de su esencia
esa imagen sinuosa
y lujuria de poetas.
En la noche silenciosa,
con suspiros y cometas,
las estrellas, en la fuente,
se estiraban cual sirenas,
y cantaban las cigarras
y soñaban las abuelas,
con los hombres que eran niños
y que estaban en escena...

Esos hombres que luchaban
y morían en las guerras,
eran niños, en el fondo,
que buscaban la respuesta
de la vida y de las gentes,
de palabras y de letras,
que enseñaran lo correcto
olvidando las monsergas,
de palabras melodiosas
con mentiras y promesas
que confunden los sentidos
y los cubren con la niebla,
terminando con los dramas,
y los llantos y tragedias,
donde el hombre mata al niño
y con él a su inocencia...

"...Cambió el viento, en un momento,
anunciando la galerna,
las estrellas, en la fuente,
recobraron su conciencia,
y se vieron tan desnudas
que se hicieron prisioneras,
de los besos de los niños
y sus risas tan sinceras..."

Rafael Sánchez Ortega ©
21/11/18

8 comentarios:

  1. Pobres niños aquellos, y pobres niños los de ahora...todos llevamos esa niñez dentro.
    Un placer leerte Rafael.
    Un beso sincero de amistad.
    Feliz día

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Carmen, así es.
      Un abrazo y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  2. Ay de esos ratos, en los que los guerreros son niños y el viento nos regala nuevas visiones de charcas y aguas.

    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos en sueños, Albada Dos.
      Un abrazo y gracias por tu visita.

      Eliminar
  3. En esa fuente el reflejo fue el mejor guía para decir a las estrellas lo bonitas que eran , su desnudez no solo las hizo más humanas sino que ellas mismas vieron que eran mágicas .. Que bello poema .
    Feliz noche Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Campirela.
      Un abrazo y feliz noche también para ti.

      Eliminar
  4. Siempre hay algo conmovedor en la infancia y ese sentimiento, nos hermana.

    Abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar