miércoles, 15 de agosto de 2018

SOY UN BARCO SOLITARIO...



Soy un barco solitario
con mis sueños de papel,
viajo lejos, viajo cerca,
y algún puerto atracaré,
es posible que las olas
me sacudan el bauprés
y que astillen la cubierta
temporales sin cuartel,
pero firme en la derrota
por los mares viajaré
a otras tierras singulares
que me quieran acoger,
y si el tiempo pasa y sigue
y me muero por la sed
pediré que de los cielos
me den agua de beber...

Agua limpia de la lluvia,
cristalina y siempre fiel,
purifica los sentidos
con profunda rapidez,
más sigamos navegando
en el barco de mi piel,
que es la sangre y la mirada
de aquel niño que fue ayer,
y si alguno aquí lo duda
piense un poco, sin querer,
en las nanas y leyendas
de ese tiempo de niñez,
todos fuimos ese barco,
que plasmó nuestro pincel,
y sufrimos y hasta amamos,
con profunda sencillez...

"...Soy un barco solitario,
marinero y hasta pez,
soy el hombre que fue niño
y no quiero envejecer..."

Rafael Sánchez Ortega ©
08/08/18

12 comentarios:

  1. No me salen las palabras para expresarte lo que me hizo sentir el leerte, es una poesía bellísima, llena de encanto, de nostalgia, de esperanza, es preciosa.

    Un beso en tu noche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ver así estos versos, Mujer Virtual.
      Un abrazo en la noche.

      Eliminar
  2. El barco siempre sueña con la mar... la siente dentro, la vive dentro... es como la niñez que llevamos la que nos aviva.

    Mil besitos en la noche, amigo Rafael.

    ResponderEliminar
  3. Nunca serás un barco solitario, siempre te acompañaremos en tu bella poesía, un abrazo y un beso para ti.

    ResponderEliminar
  4. El viaje por la vida es un barco a la deriva.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Cierto, Rafael. En la niñez subimos al barco y navegamos entre tifones y agua mansa.
    Nunca sabemos qué nos deparará la travesía.
    Hermoso poema.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. El barco solitario de la piel. Precioso poema

    Un abrazo

    ResponderEliminar