lunes, 28 de agosto de 2017

PARECE QUE LAS HORAS...



Parece que las horas pasan lentas
en medio del calor y la agonía,
la tierra va perdiendo su alegría
y avanza el carrusel de las tormentas.

Las sombras del ciprés están atentas
y aportan su frescura en la elegía,
es fácil entender que, en este día,
las huellas del camino son sangrientas.

Ya llega el labrador a su morada 
sediento y soportando la tortura
del día y, compañero, con su azada.

Desprende de su frente la amargura
quedando entre la gleba aprisionada
la fiebre del amor y su locura.

Rafael Sánchez Ortega ©
21/08/17

12 comentarios:

  1. Rafael...GRACIAS POR TU VISITA
    estos versos tristes muy tristes...un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que siempre que se nombra a un ciprés...
      Gracias por tu comentario Marina.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  2. Fantástico, como siempre, llega y mañana de nuevo saldrá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Montse, es el eterno ciclo de la vida.
      Un abrazo y gracias por leer mis versos.

      Eliminar
  3. El ciprés sombrea las penas quizás . Un abrazo Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Edith y así se representa metafóricamente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Parece que las horas son eternas cuando se desea que llegue el final. Hermoso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Hay días que tienen huellas sangrientas, sí.
    El soneto es rotundo. Una gozada.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Verónica, me alegro de que te guste.
      Un abrazo.

      Eliminar