martes, 24 de noviembre de 2020

4.376 - AMANECIENDO...



 Amaneciendo,

las gotas y el relente,

se vuelven agua.


Agua del cielo,

el llanto de las almas,

y de la noche.


Pero apagado,

como una melodía,

casi silente


Horas mas tarde

se vuelven invisibles

por el calor.


La luz del sol,

el viento con la brisa,

su corta edad.


Y es que las almas

esconden los deseos

de las personas.


También los sueños,

el tiempo del trabajo

y el sufrimiento.


Aunque las almas

sonríen mientras sufren

para animarnos.


Mira tu espejo,

el alma te está hablando

y es la conciencia.


Rafael Sánchez Ortega ©

30/06/20

12 comentarios:

  1. Así también yo lo siento; amanece y todo renace de nuevo, pero en la calma, todas las almas despiertan a sus deseos y vivencias, volviendo a florecer conscientemente los recuerdos vividos de un pasado.
    Un buen poema Rafael. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Juan, pienso igual que tú.
      Un abrazo en la tarde.

      Eliminar
  2. Me han gustado todos y de forma especial el último.
    Feliz tarde noche Rafael.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tu alma y el espejo , tal vez no tE confundas mucho ellas dos se suelen ver las caras muy dE enfrente. Abrazos y felices sueños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese espejo famoso al que todos nos miramos...
      Gracias Campirela.
      Un abrazo y dulces sueños también para ti.

      Eliminar
  4. Que buen poema Rafael.
    La vida a veces se nos vuelve arena en la garganta, pero a pesar de todo la poesía nos ayuda a vivir mejor.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  5. Mi conciencia habla por los codos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. A veces los sueños se instalan al amanecer pero con el pasar las horas la realidad se impone, preciosos, un abrazo Rafael desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar