lunes, 5 de julio de 2021

4.564 - ME ENAMORÉ...



Me enamoré

un día de la luna

sin darme cuenta.


Era de noche,

la vi como asomaba

tras las montañas.


En sus pupilas

los versos destilaban

melancolía.


Y allí me habló

de un mundo diferente

con su inocencia.


Nada decías,

absorta en la mirada

que te buscaba.


Y te sentiste

celosa de otra luna

y de sus versos.


Yo te contaba

aquello que leía

tras las pestañas.


Eran estrellas,

cigarras con suspiros

y muchos sueños.


Sentí tus labios

robándome el hechizo.

Y te besé.


Rafael Sánchez Ortega ©

04/01/21


La luna siempre es fuente de sonrisas y de vida. Con ella y tras ella, los niños y mayores, creamos sueños y nos dejamos llevar con su fantasía. Por ello acude muchas veces a los versos y a la inspiración y hasta nos saca una sonrisa cuando la vemos en el cielo.

14 comentarios:

  1. Esa luna, que a todos nos enamora e inspira, bendita sea.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. La luna; fuente de poesía. Muy bonitos versos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. La luna inspira, bellamente , y escucha todos los poemas agradecida, es una bendición que exista la luna, enigmática, y como dices tú sonriente.


    Bello poema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Como bien dices la Luna es fuente de inspiración para todos que la observamos embelesados, ella esa moneda redonda plateada que a veces se va achicando nos tiene a todos encandilados pues es magia lo que ella desprende cada noche que nos asomamos a la ventana, esperando que de un destello de luz y sea un mensaje de su voz que llegue a nuestros corazones. Precioso verso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene esa magia que dices, Campirela.
      Un abrazo y gracias.

      Eliminar
  5. Toda ella nos inspira con su luz y su belleza, vivimos mirándola para escribir sobre la vida y el amor.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hoy, con media Luna que no es Luna llena, mi corazón se va detrás de canciones favoritas y amores pasados. Me descubro en una emoción que se esparce y vuelve con orígenes de mi indentidad como soñador sin remedio. A golpe de corazón, mi sentimiento se pierde en lo más hondo y fluyen palabras que no se buscan, simplemente estaban ahí para ser reclamadas. La Luna siempre me llenó cuando estaba solo y caminaba a mi paso los sábados de madrugada al regreso de una discoteca... Si la Luna tuviera oídos y escuchara los pensamientos, guardaría para ella los mejores deseos jamás dichos. Hoy no es Luna llena y aún así, mi corazón se expande por alcanzar esos sueños no perdidos...quizás un poco olvidados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Palabras y sentimientos dormidos que están Ahí, como bien dices Buscador.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. La luna invitando a recuerdos y a versos con alas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar