martes, 25 de agosto de 2020

4.285 - EN LA GARGANTA...


 En la garganta

tenía las espinas

de alguna rosa.


Viejos recuerdos

de flores marchitadas

en el otoño.


Aquellas tardes,

lozanas y con brío,

atrás quedaron.


Y se durmieron

los ojos suplicantes

de unas caricias.


Fueron migajas,

rescoldos de un verano

de juventud.


Algunos bailes,

palabras y miradas

en romerías.


Así nacieron

preciosos sentimientos

con mil caricias.


Y nos besamos, 

en tardes y en las noches

bajo la encina.


Pero los años,

y el tiempo, no perdonan...

(Nos separaron).


Hoy es presente

y miro aquel pasado

como algo tierno.


Algo precioso

surgido entre dos almas

y que viví.


Ahora me quedan,

los versos y un poema

de tus pupilas.


Rafael Sánchez Ortega ©

28/04/20

18 comentarios:

  1. Del pasado, de la ausencia, del recuerdo de la sensación, todo se nos hace poema.

    Abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar
  2. Lo recuerdos, ahí, sabiéndonos vivos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es todo un legado para seguir brillando en tardes de otoño. Precioso, amigo Rafael.

    Mil besitos en la tarde.

    ResponderEliminar
  4. Poemas cortos para definir unas emociónes que el recuerdo y los años todavía no han podido borrar. Te envío un abrazo poeta

    ResponderEliminar
  5. Bellos recuerdos que nos llevan a esa juventud donde el amor y amistad le dabamos el lugar que corresponda .
    Aún a pesar del tiempo nunca se olvida.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
  6. Hermosos recuerdos que toman forma de poesía.
    Muy bueno!

    ResponderEliminar
  7. Recordar lindo y poetizar precioso.
    Eso eres...
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Guardar en el recuerdo de esa manera tan hermosa un tiempo vivido es lo mejor que nos puede pasar para continuar nuestro camino y sentirnos plenos... Precioso tu poema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y comentario, Eli Méndez.
      Un saludo.

      Eliminar
  9. A veces el pasado llega a dulcificar el presente y a veces a agrandar en nuestro corazón, vacíos irreemplazables.
    Un abrazo amigo.
    Paty.

    ResponderEliminar