sábado, 28 de diciembre de 2019

4.042 - EL TEMPORAL...



El temporal
azota los cristales
de las viviendas.

Una galerna
recorre el litoral
con mucha furia.

Lloran los niños,
quizás muy asustados,
y sorprendidos.

Otro ciclón
aumenta los latidos
del corazón.

Tiemblan cristales
y puertas de las almas,
hay gran temor.

Pero en el cielo,
en medio de las nubes,
se ve una estrella.

Una canción
nos llega con el viento
en un susurro.

Deja rumores,
suspiros y esperanzas
de un nuevo día.

Y el corazón,
ardiente y desbocado,
se va calmando.

Rafael Sánchez Ortega ©
12/12/19

8 comentarios:

  1. Siempre hay un lugar para la calma, por mucha tormenta que haya...

    Un beso tranquilo.

    ResponderEliminar
  2. La tempestad asusta, no sólo a los niños. Luego, un cielo claro se abre paso.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dice el refrán, Albada Dos. "tras la tempestad..."
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Después de la tormenta llega la calma...
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Cada temporal tiene su fuerza y sus afanes... supongo que son lecciones de la madre naturaleza...

    Abrazo

    ResponderEliminar