jueves, 10 de diciembre de 2020

4.396 - ESTOY CANSADO...



 Estoy cansado,

decía un viejo roble

desde el silencio.


¿Cómo es posible,

que escuche sus palabras

y hasta me lleguen?


¡Qué gran misterio,

dejaba con sus ramas

el roble anciano!


Él me contaba,

de tiempos y de edades,

muchas historias.


Algunas tardes

de otoño y primavera

con los amantes.


Algunos días

de invierno y de verano

en soledad.


Y bajo el sol,

el viento y el granizo,

y con la nieve.


Días y meses,

con años y personas

inolvidables.


Y este cansancio

es fruto del silencio

y ancianidad.


Rafael Sánchez Ortega ©

03/08/20

10 comentarios:

  1. El viejo roble resiste, por cansado que esté, porque renacerá con la primavera, y los recuerdos de otros ayeres.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El viejo árbol tiene su corteza llena de cicatrices, pero siempre reverdece al llegar la primavera y saca su hermoso manto verde.
    Es como todo ser humano cada estación nos va marcando.

    Un cálido y fuerte abrazo Rafael

    ResponderEliminar
  3. Esos robles del bosque son duros y nos sobreviven a todas las historias que ellos en silencio viven en el bosque. Cuántos amores de alegría y tristeza sus cortezas han sido la piel de sus corazones. Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  4. los robles nos hablan de fortaleza..
    Esa que necesitamos para vivir el dia a dia con dignidad.. un poema PRECIOSO Rafael!!! Besos y bonito viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Eli Méndez.
      Un abrazo y feliz viernes también para ti.

      Eliminar
  5. La vida entera pasó por el viejo roble. Lo vio todo... fue testigo de tantas realidades y de tantos sueños...

    Precioso, Rafael!

    ResponderEliminar