sábado, 19 de diciembre de 2020

4.405 - LA FORJA VIVA...



La forja viva,

dormía, incontrolada,

sin pesadillas.


Eran recuerdos,

retales del pasado,

polvo y cenizas.


Pero las brasas

con lava incandescente,

querían vida.


Algunos cuerpos

querían la lascivia

en el presente.


Algunas almas

buscaban en los versos

la propia vida.


La poesía,

al cuerpo y al espíritu,

une su voz.


Gritos ahogados,

suspiros silenciosos,

pasión oculta.


Y en esos versos

se fijan las miradas

de tantos niños.


Niños y hombres,

sedientos y ambiciosos

quieren amar. 


Rafael Sánchez Ortega ©

11/08/20

16 comentarios:

  1. La poesia Rafael es esa llama que reúne todos los sentimientos del mundo, los mas bellos y los mas atroces, pero al convertirlos en versos los transforma...
    Hermoso poema!!!
    que tengas un sábado bendecido

    ResponderEliminar
  2. Un tono muy triste y feo, peo sí, hay ratos así.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La vida no siempre son sonrisas, la mayoría es una pelea constante contra el bien y el mal. Un abrazo Rafael.

    ResponderEliminar
  4. La vida tan complicada a veces.

    Deseo que tengas una Feliz Navidad y que todos tus proyectos y deseos se cumplan en el próximo año.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María y también el deseo de una Feliz Navidad para ti y tus seres queridos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Una forja de amor que con viveza de sueños, también va alimentando con ansia ese regreso a la vida y a la normalidad que todos esperamos.
    Un abrazo Rafael

    ResponderEliminar
  6. La vida nos va forjando con sus vivencias, recuerdos y circunstancias. El alma arde y se va transformando poco a poco. La poesía le ayuda a expresarse, a profundizar y a ver la belleza de las cosas y el misterio que nos rodea.
    Te dejo mi gratitud y mi abrazo por tus buenos versos y cercanía.

    ResponderEliminar
  7. La vida con sus fuegos y sus cenizas...
    Hermosos versos!

    ResponderEliminar
  8. La forja de la vida.
    Todos queremos amar y ser amados, aunque la mente y sus derivas no sean iguales en todos.
    Reflexivo poma.

    Abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar