martes, 19 de octubre de 2021

4.728 - MIRABA EL CIELO...



Miraba el cielo.

Contaba las estrellas.

Así soñaba.


Era un poeta.

Un niño soñador

en plena infancia.


Pero los sueños

marcaban su presente

y el día a día.


Pasaron años

de eternas primaveras.

Llegó el otoño.


Y las estrellas

seguían en los cielos

aunque temblando.


Abajo un hombre

miraba los suspiros

que ellas dejaban.


Pero el invierno

llegó con barba blanca

y días cortos.


¡Qué poco queda!,

decía nuestro niño,

a las estrellas.


Y mientras tanto

el hombre y el poeta

sigue soñando.


Rafael Sánchez Ortega ©

26/06/21

15 comentarios:

  1. Ese niño que miraba las estrellas sonríe en tus letras, Rafael...Ha madurado, pero sigue con curiosidad e ilusión descubriendo la vida y formando versos. Muy hermoso, amigo.
    Mi abrazo entrañable y mi ánimo siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras siempre tan agradables, María Jesús.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Ese contar estrellas, qué de imágenes me trae a la memoria.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. No dejemos de soñar, porque la vida es sueño y hace que las estaciones se vistan de magia y de color.

    Muy bonito este poema, Rafael.

    Un abrazo y feliz tarde.

    ResponderEliminar
  4. El niño que es poeta, cuando va madurando sigue siendo poeta y en su mente la imaginación va brillando cada día más. La sensibilizad es un don y comienza con unas letras.
    Un abrazo y muy feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es parte de esa sensibilidad que todos llevamos dentro, Campirela.
      Un abrazo y feliz día.

      Eliminar
  5. Y creo que nunca dejamos de soñar siempre hay un niño interior , muy dulces versos amigo, un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
  6. Qué importante es mantener la ilusión de seguir soñando.

    Abrazo, Rafael.

    ResponderEliminar