viernes, 22 de octubre de 2021

4.735 - AQUELLAS MANOS...



Aquellas manos

que un día me rozaron

hoy las recuerdo.


Y las añoro

igual que a sus caricias

y su ternura.


Benditas manos

que tanto me ayudaron

y me enseñaron.


Ellas abrieron

mi alma y mis sentidos

hacia la vida.


Para que vieran

mis ojos este mundo

de mil colores.


Para que oyera

la música en tus labios

con los poemas.


Y aquel susurro

naciente, de tus dedos,

cuando temblaban.


Ellas curaron

la fiebre de mi cuerpo

con su paciencia.


Y me calmaron

la sed con aquel néctar

que tanto añoro.


Benditas manos,

las tuyas, madre amada,

que nunca olvido.


Rafael Sánchez Ortega ©

04/07/21

10 comentarios:

  1. Lindo, lindo el poema para la madre, la enfermera que nos cuida con la mejor de las caricias.
    Por qué será que cuando estamos enfermos nuestra palabra es llamar a nuestra Madre.
    Un beso Rafael.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Campirela, hasta en las oraciones.
      Un beso en la noche.

      Eliminar
  2. Precioso poema Rafael, en homenaje a las manos maternas.
    Besos en la noche.

    ResponderEliminar
  3. Que bello justo como dice Campi y es que la acabo de leer
    y aunque no igual su poema es de las manos
    pero en el erotismo, casualidades preciosas de poetas

    Besos que estes bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cora por tus palabras.
      Un abrazo y feliz finde.

      Eliminar
  4. Esas manos que no se olvidan. Qué buenos recuerdos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Dulces haikus amigo un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar